Pasta rellena

En la tradición de la cocina boloñesa italiana, rellenar las láminas de pasta, dando rienda suelta a la imaginación con una infinidad de formas, es desde tiempos inmemorables una auténtica “diversión”.
Utilizando multitud de formas, esta elaboración supone desde siempre un placer creativo para personas de muchos lugares.
Cada región, ciudad o pueblo tiene, de hecho, sus formas favoritas, que nombra de manera distinta (Ravioli, Agnolotti, Tortelli, Anolini …), pero cualquiera que sea la forma o el nombre, la pasta rellena, servida en blanco o con varios aderezos, es un plato de gran p [...]
En la tradición de la cocina boloñesa italiana, rellenar las láminas de pasta, dando rienda suelta a la imaginación con una infinidad de formas, es desde tiempos inmemorables una auténtica “diversión”.
Utilizando multitud de formas, esta elaboración supone desde siempre un placer creativo para personas de muchos lugares.
Cada región, ciudad o pueblo tiene, de hecho, sus formas favoritas, que nombra de manera distinta (Ravioli, Agnolotti, Tortelli, Anolini …), pero cualquiera que sea la forma o el nombre, la pasta rellena, servida en blanco o con varios aderezos, es un plato de gran prestigio gastronómico, con infinitud de rellenos: carnes, fiambres, quesos, verduras, pescado...
 
Hemos separado aquí la “familia de los Tortelloni”, cuya forma nació de las habilidosas manos de las amas de casa, de la de los “Ravioli”, ya sean los obtenidos recortando dos láminas superpuestas, como los “Gran Tortelli” y los “Ravioli doppiasfoglia”, que aquellos para los que se ha de replegar la lámina con fantasía, como las “ideas con forma”,rapposte, come i "Gran tortelli " ed i Ravioli "doppiasfoglia"  che  ripiegando fantasiosamente una  sfoglia sola  come le “idee in forma” .
 
Leer más...